*

Definición  

La glucosa es un tipo de azúcar. Es la fuente principal de energía del organismo. Una hormona llamada insulina ayuda a transportar la glucosa desde la sangre hacia el organismo para que este último pueda utilizarla.

La hipoglucemia es un padecimiento donde el nivel de glucosa en la sangre disminuye demasiado. Cuando la glucosa en sangre disminuye demasiado, el organismo no tiene suficiente energía para funcionar de manera adecuada. La hipoglucemia infantil se presenta en bebés menores de un año.

*

Causas  

El organismo, generalmente, puede equilibrar la cantidad de glucosa en sangre. El cuerpo libera insulina para reducir los niveles altos de glucosa en sangre. Cuando los niveles de glucosa en sangre son demasiado bajos, el cuerpo puede liberar la glucosa almacenada. La hipoglucemia se produce cuando estos factores se ven afectados.

Las situaciones que pueden provocar hipoglucemia incluyen:

  • Almacenamiento insuficiente de grasa y glucosa, que es frecuente en bebés pequeños para su edad o en bebés prematuros
  • Condiciones que causan un incremento del uso de la glucosa, como fiebre, convulsiones o estrés
  • Niveles altos de insulina

Los recién nacidos también pueden padecer hipoglucemia en las primeras 2 horas posteriores al nacimiento. Sin embargo, esto suele ser temporal. El organismo del bebé se adaptará poco tiempo después de nacer.

*

Factores de riesgo  

Los factores que incrementan el riesgo de un bebé de padecer hipoglucemia debido a almacenamientos deficientes de glucosa incluyen:

  • Parto prematuro
  • Bajo peso al nacer
  • Situaciones que producen un consumo de cantidades altas de glucosa, como estrés perinatal, estrés por frío, infección, fiebre, dificultad respiratoria, convulsiones
  • Anomalías congénitas

Los factores que incrementan el riesgo de un bebé de padecer hipoglucemia debido a niveles altos de insulina incluyen:

  • Diabetes de la madre durante el embarazo
  • Peso al nacer mayor que lo normal
  • Medicamentos utilizados para tratar los niveles altos de glucosa
  • Síndromes que causan un exceso de insulina (como síndrome de Beckwith-Wiedemann, síndrome de Sotos, síndrome de Kabuki)

Otros factores incluyen:

  • Mutaciones genéticas
  • Deficiencias hormonales

Los factores maternos que incrementan el riesgo de que un niño padezca hipoglucemia incluyen:

  • Diabetes
  • Presión arterial elevada
  • Dar a luz un bebé prematuro con alto peso al nacer
  • Medicamentos, como betabloqueantes
  • Consumo ilegal de drogas
*

Síntomas  

Los síntomas de hipoglucemia pueden incluir:

  • Irritabilidad
  • Temblores
  • Llanto agudo
  • Convulsiones
  • azulado de la piel
  • Negación a alimentarse
  • Facilidad para sobresaltarse
  • Problemas respiratorios
*

Diagnóstico  

El médico le preguntará acerca de los síntomas y antecedentes médicos de su bebé. Se le realizará un examen físico.

El médico deseará revisar los niveles de glucosa. Esto se puede hacer con un análisis de sangre.

El médico también deseará determinar la causa de la hipoglucemia de su bebé. Se realizarán estudios según la presunta causa. Estos pueden incluir análisis de sangre, estudios para obtener imágenes de los órganos o pruebas genéticas

*

Tratamiento  

Hable con su médico acerca del mejor plan de tratamiento para su bebé. El tratamiento se enfocará en aumentar el nivel de glucosa en sangre del bebé. También es posible que deban tratarse los problemas subyacentes. Las opciones incluyen:

Alimentación frecuente y glucosa  

La alimentación frecuente puede ayudar a incrementar los niveles de glucosa en sangre en los bebés. También es posible que se administre una mezcla de glucosa al bebé junto con la alimentación o por vía intravenosa. Esto se puede realizar hasta que el nivel de glucosa en sangre del bebé sea estable.

Medicamentos  

No suelen necesitarse medicamentos para tratar la hipoglucemia sola. Se pueden administrar para tratar las condiciones subyacentes. Algunos medicamentos pueden disminuir la liberación de insulina o fomentar la liberación de glucosa en el hígado.

*

Prevención  

Se debe amamantar al bebé o alimentarlo con leche artificial en forma temprana y frecuente. Esto ayudará a reducir las probabilidades de que padezca hipoglucemia.