*

Definición  

La resección hepática es una cirugía para extraer una parte del hígado.

*
Cáncer de hígado debido a enfermedad hepática (Cirrosis)  
Imagen informativa de Nucleus

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Razones para realizar el procedimiento  

Por lo general, la resección hepática se usa para tratar el cáncer de hígado. También se puede realizar por las siguientes razones:

*

Posibles complicaciones  

Si se someterá a una resección hepática, su médico analizará una lista de posibles complicaciones, que pueden incluir:

  • Hemorragia excesiva
  • Reacción a la anestesia
  • Infección
  • Náuseas y vómito
  • Hipoglucemia
  • Insuficiencia hepática

Los factores que pueden aumentar el riesgo de complicaciones incluyen:

  • Diabetes
  • Enfermedad hepática preexistente (p. ej., cirrosis , colestasis)
  • Beber grandes cantidades de alcohol, ya sea antes o después de la cirugía

Los efectos secundarios a largo plazo son poco frecuentes. Esto se debe a que el hígado puede regenerarse y funcionar normalmente en el lapso de algunos meses. Sin embargo, esto puede suceder más lentamente en pacientes de edad avanzada.

Hable con su médico sobre estos riesgos antes de la cirugía.

*

¿Qué esperar?  

Antes del procedimiento  

Antes de la cirugía:

  • Es posible que se le someta a quimioterapia para reducir los tumores del hígado.
  • Es posible que se reúna con un médico que se especializa en cirugías de hígado.
  • El médico puede realizar pruebas para determinar la ubicación exacta de los tumores.

Consulte al médico sobre medicamentos, hierbas y suplementos dietéticos. Se le puede solicitar que deje de tomar algunos medicamentos durante hasta una semana antes del procedimiento, tales como:

  • Aspirina y otros medicamentos antiinflamatorios no esteroides (p. ej., ibuprofeno , naproxeno )
  • Medicamentos anticoagulantes, como warfarina (Coumadin)
  • Medicamentos antiplaquetarios, como clopidogrel (Plavix)

Anestesia  

Se utilizará anestesia general . Bloqueará cualquier dolor y lo mantendrá dormido durante la cirugía.

Descripción del procedimiento  

El médico realizará una incisión en la parte superior derecha del abdomen, debajo de la caja torácica. El médico extraerá los tumores en el hígado y parte del tejido sano circundante. A veces, la vesícula biliar también deberá extraerse. El médico puede utilizar una sonda de ultrasonido para examinar el hígado durante la cirugía para asegurarse de que no queden tumores. Es posible que el médico deje un drenaje que sale desde el abdomen hacia el exterior de su cuerpo. Esto servirá para drenar la sangre o las pérdidas del hígado. El médico cerrará la incisión con puntos de sutura o grapas.

Inmediatamente después del procedimiento  

Lo llevarán a la unidad de cuidados intensivos por aproximadamente 24 horas. El personal del hospital lo supervisará.

¿Cuánto durará?  

De tres a siete horas

¿Cuánto dolerá?  

La anestesia evita que sienta dolor durante la cirugía. Se controlará el dolor o la inflamación con analgésicos durante la recuperación.

Hospitalización promedio  

Este procedimiento se realiza en un hospital. Habitualmente, la hospitalización dura cuatro a ocho días. Si se presentan problemas, deberá permanecer más tiempo.

Cuidados después del procedimiento  

En el hospital  

  • Recibirá nutrición vía intravenosa (IV). Se retirará una vez que esté comiendo y bebiendo, generalmente dentro de algunos días.
  • Es posible que tenga drenajes desde la zona de la incisión para ayudar a que la herida cicatrice de manera adecuada. Por lo general, los drenajes se retiran antes de que abandone el hospital.
  • Es posible que se coloque un catéter pequeño en su vejiga para drenar la orina. Se retirará dentro de algunos días.
  • Se le administrarán medicamentos para controlar el dolor. Se pueden administrar mediante inyecciones, a través de su vía IV o a través de una bomba conectada a una aguja en su brazo.
  • También es posible que le suministren medicamentos para evitar las nauseas.

En el hogar  

Cuando regrese a casa, haga lo siguiente para ayudar a asegurar una recuperación sin problemas:

  • Cambie su vendaje como se lo indique su médico.
  • Pregunte a su médico cuándo es seguro darse una ducha y bañarse.
  • Tome analgésicos según los necesite.
  • Es posible que comience a sentirse mejor en aproximadamente seis semanas.
  • Asegúrese de seguir las indicaciones del médico.
*

Llame a su médico  

Después de salir del hospital, comuníquese con su médico si se presenta cualquiera de las siguientes situaciones:

  • Enrojecimiento, inflamación, aumento del dolor, hemorragia excesiva, calor, drenado o abultamiento en el área de la incisión
  • Náuseas o vómitos que no puede controlar con los medicamentos que le administraron después de la cirugía, o que continúan por más de dos días después de que le dieron de alta en el hospital
  • Dolor abdominal intenso
  • Signos de infección, incluso fiebre y escalofríos
  • Tos, falta de aliento o dolor en el pecho
  • Dolor o inflamación en los pies, las pantorrillas o las piernas
  • Dolor, ardor, urgencia o frecuencia para orinar o hemorragia persistente en la orina
  • Sentirse débil o mareado

En caso de urgencia, llame al servicio de emergencias .