*
Punción lumbar  
imagen informativa de Nucleus

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Definición  

Un parche sanguíneo epidural es una pequeña cantidad de sangre que se utiliza para sellar un sitio de punción en la columna que se produce por un procedimiento de punción lumbar . El parche restablece la presión normal en el líquido cefalorraquídeo.

*

Razones para realizar el procedimiento  

Este procedimiento se realiza para aliviar la cefalea raquídea que no desaparece por sí sola. Una cefalea raquídea puede presentarse después de un procedimiento de punción lumbar cuando se pierde demasiado líquido cefalorraquídeo internamente y se reduce la presión en la columna.

Este procedimiento es bastante habitual y el alivio es generalmente inmediato.

*

Posibles complicaciones  

Las complicaciones son poco frecuentes, pero ningún procedimiento está completamente libre de riesgos. Si se someterá a un parche sanguíneo epidural, su médico analizará una lista de posibles complicaciones, que pueden incluir:

  • Sangrado
  • Reacción adversa a la anestesia, a la solución de contraste o a los sedantes (p. ej. vahídos, hipotensión arterial o sibilancia)
  • Infección

Los factores que pueden aumentar el riesgo de complicaciones incluyen:

  • Tomar anticoagulantes antes del procedimiento
  • Infección actual

Asegúrese de analizar estos riesgos con el médico antes del parche sanguíneo epidural.

*

¿Qué esperar?  

Antes del procedimiento  

  • Su médico le hará una exploración física minuciosa y le explicará los riesgos y beneficios del procedimiento.
  • Hable sobre todas las alergias con el médico.
  • Deberá firmar un consentimiento informado.
  • Consiga que alguien lo transporte hasta su casa.
  • Se le indicará que no coma ni beba entre 2 y 6 horas antes del procedimiento.
  • Si fuera posible, se le indicará que deje de tomar aspirina , antiinflamatorios, ciertos suplementos (p. ej. vitamina E ) y anticoagulantes durante hasta 10 días antes del procedimiento. Hable sobre la interrupción de estos medicamentos con su médico.
  • Posiblemente, se le indicará que evite ciertos suplementos herbarios antes del procedimiento, como el aceite de pescado .
  • Tome cualquier otro medicamento de forma habitual.

Anestesia  

Se utilizará anestesia local en el sitio de la punción, de manera que no sentirá ningún dolor durante el procedimiento.

Descripción del procedimiento  

En la sala de operaciones, se insertarán dos vías intravenosas (agujas) en los brazos para administrar medicamentos y líquidos y para extraer sangre. Posiblemente, le administren un sedante para aliviar la ansiedad.

Usted se recostará sobre la camilla boca abajo. El médico le limpiará e higienizará la espalda. Una máquina para radiografías ayudará al médico a dirigir una pequeña aguja al área donde se está perdiendo el líquido cefalorraquídeo. Se inyectará una solución de contraste y se realizarán más radiografías. El médico extraerá una pequeña cantidad de sangre y la inyectará en el área correcta en la columna. Esto coagulará, o sellará, la pérdida.

¿Cuánto durará?  

Aproximadamente 30 minutos

¿Cuánto dolerá?  

Permanecerá despierto y se le indicará que permanezca quieto durante el procedimiento. Se inyectará anestesia local para bloquear el dolor. Puede sentir una ligera presión durante el procedimiento.

Hospitalización promedio  

Después de descansar, podrá irse a casa el mismo día.

Cuidados después de la cirugía  

En el hospital  

  • Lo llevarán a una sala de recuperación durante unas horas.
  • Le indicarán que permanezca acostado y quieto.
  • Lo controlarán y le administrarán líquidos por vía intravenosa.
  • Después de unas horas, le indicarán que se levante y se desplace lentamente.

En el hogar  

Cuando regrese a casa, haga lo siguiente para ayudar a asegurar una recuperación sin problemas:

  • Continúe el reposo en la cama y realice movimientos suaves graduales durante las primeras 24 horas.
  • Durante los primeros dos o tres días, evite realizar movimientos bruscos, levantar objetos y realizar actividades físicas agotadoras.
  • Ingiera muchos líquidos. Puede consumir una dieta normal.
  • Retome sus actividades según las tolere.
  • Asegúrese de seguir las indicaciones del médico.
*

Llame a su médico  

Después de salir del hospital, comuníquese con su médico si se presenta cualquiera de las siguientes situaciones:

  • Dolor o molestias que no desaparecen (después de 24 horas)
  • Signos de infección, incluso fiebre y escalofríos
  • Adormecimiento, debilidad o sensaciones inusuales en las extremidades
  • Problemas para orinar o defecar
  • Cuello rígido

En caso de urgencia, llame al servicio de emergencias .