*
Vías biliares  
Imagen de Nucleus

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Definición  

La cirrosis biliar primaria (PBC) es una inflamación crónica de las vías biliares del hígado. La irritación y la inflamación causan una obstrucción en los ductos biliares los cuales eventualmente dañan al hígado.

Si usted sospecha que tiene PBC, debería trabajar junto con su doctor para comenzar un tratamiento lo más pronto posible. La mayoría de las personas con PBC viven una vida plena por muchos años después de ser diagnosticados. El pronóstico a largo plazo es mejor para quienes trabajan junto con los médicos a fin de desacelerar la progresión de la enfermedad y tratar los síntomas.

*

Causas  

Se desconocen las causas exactas de la PBC. No obstante, debido a que el 95% de los pacientes tiene autoanticuerpos conocidos, como anticuerpos antimitocondriales en la sangre, los médicos creen que se trata de una enfermedad autoinmunitaria.

*

Factores de riesgo  

Un factor de riesgo es aquello que incrementa su probabilidad de contraer una enfermedad o condición.

Los factores de riesgo incluyen:

  • Género: las mujeres son casi diez veces más propensas que los hombres a desarrollar PBC.
  • Antecedentes familiares: si algún familiar tiene PBC, usted corre un riesgo algo más alto de padecerla.
  • Hepatitis viral: también se ha comprobado que la hepatitis B y C son factores contribuyentes.

Si algún familiar ha sido diagnosticado con PBC, o tiene otros problemas hepáticos, o si usted tiene hepatitis B o C, consulte con el médico.

*

Síntomas  

Si usted experimenta cualquiera de estos síntomas no asuma que se deben al PBC. Estos síntomas pueden ser causados por otras condiciones de la salud menos serias:

  • Comezón en la piel
  • Fatiga
  • Ictericia (coloración amarillenta de la piel y/o de los ojos)
  • Dolor abdominal
  • Inflamación del abdomen, especialmente en la parte baja del lado derecho
  • Problemas en la piel y las articulaciones (experimentados por algunos pacientes)
*

Diagnóstico  

El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos, y le realizará un examen físico.

Las pruebas pueden incluir:

  • Análisis de sangre: para determinar los niveles de enzimas hepáticas en la sangre y detectar anticuerpos antimitocondriales o signos de hepatitis B o C.
  • Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (ERCP): radiografía de las vías biliares para determinar la causa y el alcance del bloqueo. Para tomar una radiografía de las vías biliares, se introduce un visor estrecho y flexible en la boca que llega hasta el estómago y el intestino delgado. Luego, se coloca una sonda delgada en el visor para inyectar material de contraste en las vías biliares de modo que queden resaltadas en la radiografía.

Para confirmar el diagnóstico, es posible que el médico indique una biopsia del hígado, en la que se extrae una muestra de tejido hepát