El autismo es un padecimiento escasamente entendido que causa una función anormal del cerebro. A las personas con autismo les faltan las habilidades para interacciones sociales normales y se ocupan en una variedad de comportamientos con frecuencia inusuales y característicos, tales como movimientos repetitivos. No existe un tratamieto médico específico para el autismo y sus causas permanecen poco claras. La evidencia anecdótica de curas extraordinarias con el uso de la sustancia secretina había elevado esperanzas, pero estas esperanzas se desvanecieron cuando ensayos de investigación formal encontraron a la secretina ineficaz. 1 - 8 (A pesar de las preocupaciones públicas de que las vacunas para el sarampión, paperas y rubeola [MMR] puedan causar autismo, el balance de evidencia sugiere fuertemente que esto no es verdad. 14,15 )

*

Tratamientos Naturales Propuestos  

Nutrientes  

Algunos médicos involucrados con la medicina natural creen que el autismo y otras enfermedades son causadas por defectos genéticos en el cuerpo que interfieren con el metabolismo de ciertos nutrientes. Basados en esta teoría, la vitamina C y la vitamina B 6 (con frecuencia usada con el magnesio ) han sido probadas como tratamientos para el autismo. Sin embargo, a pesar del número de reportes anecdóticos favorables, aún hay poca evidencia de estudios significativos. Como muestra el ejemplo de la secretina (ver arriba), las anécdotas pueden fácilmente ser engañosas.

Un estudio de 10 semanas, doble ciego, controlado con placebo de 18 niños autistas evaluó altas dosis de vitamina C para sus efectos en el comportamiento. 9 Los participantes recibieron 8 g de vitamina C por cada 70 kg de peso corporal. En este estudio bastante complejo, todos los participantes recibieron vitamina C por 10 semanas. Después de eso, la mitad recibió vitamina C y la otra mitad recibió placebo por 10 semanas. Durante la tercera semana y al final del periodo de 10 semanas, los grupos de vitamina C y placebo fueron cambiados. Los resultados indicaron que el uso de vitamina C causó progresos significativos en el comportamiento cuando se compararon con el uso del placebo. Este estudio fue pequeño y sufrió de varios problemas de diseño. No obstante, esto sugiere que puede ser aconsejable una investigación posterior sobre el uso de la vitamina C para el autismo.

Nota: En este nivel de ingesta de vitamina C, muchas personas experimentaron diarrea.

Otro estudio cruzado, doble ciego, controlado con placebo encontró indicaciones de que dosis muy altas de vitamina B 6 pueden producir efectos benéficos en el tratamiento del autismo. 10 Otra vez, sin embargo, este estudio fue pequeño y escasamente diseñado; además, éste usó una dosis de vitamina B 6 tan alta que pudo causar toxicidad.

Se ha sugerido que combinar el magnesio con la vitamina B 6 podría ofrecer beneficios adicionales, tales como la reducción de los efectos secundarios o permitir una dosis reducida de la vitamina. Sin embargo, los dos estudios razonablemente bien diseñados usando vitamina B combinada 6 y magnesio han fracasado en detectar beneficios. 11–13 Por lo tanto, en el presente no es posible recomendar la vitamina B 6 con o sin magnesio como un tratamiento para el autismo.

Otros Enfoques Naturales  

Un pequeño ensayo doble ciego, controlado con placebo encontró evidencia preliminar de que el complemento carnosina puede ser útil para el autismo. 16

Terapia de masaje también puede ser útil para el autismo, de acuerdo a un pequeño estudio controlado 17

Se ha sugerido que los aditivos para alimentos, alergias alimenticias , u otros factores alimenticios pueden desempeñar una función en el autismo, pero la evidencia significativa de apoyo para esta teoría no ha sido presentada.