La planta del cardo lechoso comúnmente crece de 2 a 7 pies de altura, con hojas espinosas de color rojizas purpúreas y flores en forma de cardo. También se la llama alcachofa salvaje, cardo santo y cardo mariano. Oriundo de Europa, el cardo lechoso tiene una larga historia de uso tanto como alimento como medicina. A principios del siglo XX, los jardineros ingleses cultivaban el cardo lechoso para usar sus hojas como lechuga (después de cortar las espinas), los tallos como espárrago, las semillas tostadas como café y las raíces (puestas a remojar durante la noche) como planta de ostra. Las semillas y las hojas del cardo lechoso también se usaban con propósitos medicinales, tales como tratar la ictericia y aumentar la producción de leche materna.

En la década de 1960, los investigadores alemanes estaban lo suficientemente impresionados con el historial y la eficacia clínica del cardo lechoso como para empezar a examinarlo respecto a sus componentes activos. En 1986, la Germany's Commission E aprobó un extracto oral de cardo lechoso estandarizado al 70% de contenido de silimarina cruda como un tratamiento para la enfermedad hepática.

*

¿Para Qué Se Usa el Cardo Lechoso Actualmente?  

Con base en el uso popular extenso del cardo lechoso en caso de ictericia, los investigadores médicos europeos comenzaron a investigar sus efectos medicinales. Ahora se usa extensamente para tratar hepatitis alcohólica , cirrosis hepática , intoxicación hepática y hepatitis viral , así como también para proteger al hígado en general de los efectos de los medicamentos tóxicos para el hígado.

Según algunas (pero no todas) las evidencias de investigacion, el tratamiento produce mejorías en los síntomas de enfermedad hepática crónica, como náuseas, debilidad, pérdida de apetito, fatiga y dolor. Las enzimas hepáticas según lo medido por exámenes sanguíneos pueden mejorar, y si se lleva a cabo una biopsia hepática, pueden existir mejorías a nivel celular. Además, algunos estudios han mostrado una reducción en la tasa de mortalidad entre aquellos con enfermedad hepática seria.

Parece que los ingredientes activos del cardo lechoso son cuatro sustancias conocidas colectivamente como silimarina, de las cuales la más potente se llama silibinina. 1 Cuando se administra intravenosamente, la silibinina es uno de los pocos antídotos conocidos para la intoxicación por el hongo del casquillo de la muerte, Amanita phalloides. Estudios en animales sugieren que los extractos de cardo lechoso también pueden proteger contra muchas otras sustancias tóxicas, desde el tolueno hasta el medicamento acetaminofén. 2 – 7 Un estudio en animales sugiere que el cardo lechoso también puede proteger contra el daño fetal causado por el alcohol. 8

Parece que la silimarina funciona al desplazar a las toxinas que tratan de unirse al hígado así como también al causar que el hígado se regenere de manera más rápida. 9 También puede actuar como un antioxidante y estabilizar las membranas celulares. 10, 11

En Europa, con frecuencia el cardo lechoso se añade como protección extra cuando se les administra medicamentos a los pacientes que se sabe causan problemas hepáticos. Sin embargo, el cardo lechoso no logró demostrar su efectividad para prevenir la inflamación hepática causada por el medicamento para la enfermedad de Alzheimer Cognex (tacrina). 12

El cardo lechoso también se usa en una enfermedad imprecisa conocida como insuficiencia hepática menor o "hígado perezoso." 13 Este término principalmente es usado por médicos europeos y médicos naturistas estadounidenses - los médicos convencionales en los Estados Unidos no lo reconocen. Se supone que los síntomas incluyen dolor bajo las costillas, fatiga, apariencia enfermiza de la piel, malestar general, estreñimiento, síndrome premenstrual, sensibilidades químicas y alergias.

El cardo lechoso también puede ofrecer cierta protección para los riñones. 14

Evidencias sumamente preliminares insinúan que el cardo lechoso podría ayudar a reducir el riesgo de cáncer de mama. 15 Algunas veces el cardo lechoso se recomienda para los cálculos biliares y para la psoriasis , pero todavía existen pocas o ningunas evidencias de que realmente ayude para estas enfermedades.

*

¿Cuáles Son las Evidencias Científicas del Cardo Lechoso?  

Como se observó anteriormente, existen evidencias considerables a partir de estudios en animales de que el cardo lechoso puede proteger al hígado de numerosas toxinas. Sin embargo, los estudios en humanos con personas que padecen de diferentes enfermedades hepáticas con frecuencia han arrojado resultados mixtos.

Hepatitis Viral Crónica  

Estudios preliminares doble ciego en personas con hepatitis viral crónica encontraron que el cardo lechoso puede producir mejorías significativas de los síntomas tales como fatiga, falta de apetito y distención abdominal, así como también resultados de exámenes sanguíneos para la inflamación hepática. 17 - 19

Hepatitis Viral Aguda  

Un estudio doble ciego controlado por placebo de 21 días en 57 personas con hepatitis viral aguda encontró mejorías significativas en el grupo que recibió el cardo lechoso. 20 Un estudio de 35 días en 151 individuos que se creía padecían de hepatitis aguda no encontró beneficios con el cardo lechoso, pero este estudio ha sido criticado por no documentar que los participantes de hecho padecerían de hepatitis aguda. 21, 22

Hepatitis Alcohólica  

Las evidencias con respecto al cardo lechoso para la hepatitis alcohólica son mixtas.

Un estudio de doble ciego controlado con placebo realizado en 1981 dio seguimiento a 106 soldados finlandeses con enfermedad hepática alcohólica por un período de 4 semanas. 23 El grupo tratado mostró una disminución significativa de las enzimas hepáticas elevadas y una mejoría en la histología hepática (la estructura microscópica del tejido hepático), según lo evaluado por una biopsia en 29 sujetos.

Dos estudios similares proporcionaron resultados esencialmente equivalentes. 24, 25 Sin embargo, un estudio doble ciego aleatorio de 3 meses en 116 personas mostró pocos o ningún beneficio adicional, tal vez debido a que la mayoría de los participantes redujeron su consumo de alcohol y casi la mitad dejó de beber por completo. 26 ¡Sin duda dejar de beber es más efectivo para las personas con alcoholismo que continuar bebiendo y consumir cardo lechoso! Otro estudio no encontró beneficios en 72 pacientes analizados durante 15 meses. 27

Cirrosis Hepática  

Los resultados del estudio contradicen si el cardo lechoso es útil para la cirrosis hepática .

Un estudio doble ciego controlado con placebo en 170 personas con cirrosis alcohólica o no alcohólica encontró que en el grupo tratado con cardo lechoso la tasa de supervivencia de 4 años era de 58% en comparación con sólo el 38% en el grupo del placebo. 28 Esta diferencia fue estadísticamente significativa.

Un ensayo clínico doble ciego controlado con placebo que enlistó a 172 personas con cirrosis durante 4 años también encontró reducciones en la mortalidad, pero perdieron el límite convencional para importancia estadística. 29 Y un estudio doble ciego controlado con placebo de 2 años en 2000 individuos con cirrosis alcohólica no encontró reducción en la mortalidad que se puede atribuir al uso del cardo lechoso. 30

Otros estudios doble ciego en personas con cirrosis han encontrado mejorías en los exámenes de la función hepática, 42, 43 aunque uno no lo hizo. 16

Protección contra los Medicamentos que Dañan al Hígado  

Numerosos medicamentos pueden dañar o inflamar al hígado. Evidencias preliminares sugieren que el cardo lechoso podría proteger contra la toxicidad hepática causada por medicamentos tales como el acetaminofén , la Dilantina ( fenintoína ), el alcohol y las fenotiazinas . 31, 32 Sin embargo, según un estudio doble ciego de 12 semanas en 222 personas, parece que el cardo lechoso no previene la inflamación hepática causada por el medicamento para la enfermedad de Alzheimer Cognex (tacrina). 33

*

Dosis  

La dosis estándar de cardo lechoso es de 200 mg de 2 a 3 veces al día de un extracto estandarizado para contener 70% de silimarina.

Existen algunas evidencias de que la silimarina unida a la fosfatidilcolina puede ser absorbida de mejor manera. 34, 35 Esta forma debe ser consumida en una dosis de 100 a 200 mg dos veces al día.

Advertencia: Tomando en cuenta la naturaleza severa de la enfermedad hepática, es esencial la supervisión de un médico. Además, ¡no inyecte preparaciones de cardo lechoso que están diseñadas para uso oral!

*

Cuestiones de Seguridad  

Se cree que el cardo lechoso posee muy poca toxicidad. Los estudios en animales no han mostrado efectos negativos incluso cuando se administran dosis altas por un período prolongado de tiempo. 36

Un estudio de 2,637 participantes reportado en 1992 mostró una incidencia baja de efectos secundarios, principalmente limitados a perturbaciones gastrointestinales leves. 37 Sin embargo, en raras ocasiones puede ocurrir distención abdominal severa. 38

Con base en su uso extenso como alimento, se cree que el cardo lechoso es seguro para las mujeres embarazadas y lactantes de ahí que los investigadores han enlistado a mujeres embarazadas en los estudios. 39 Sin embargo, no se ha establecido de manera formal la seguridad en los niños pequeños, las mujeres embarazadas o lactantes y en individuos con enfermedad renal severa.

No se conocen interacciones con otros medicamentos. Sin embargo, un reporte ha observado que la silibinina (un componente de la silimarina) puede inhibir una enzima bacteriana llamada beta glucuronidasa, la cual desempeña un papel en la actividad de ciertos medicamentos, como los anticonceptivos orales. 40 Esto podría reducir teóricamente su efectividad.

*

Interacciones Que Debería Saber  

Si usted está consumiendo

  • Medicamentos que pueden dañar al hígado: El cardo lechoso podría ser protector contra algunos de estos medicamentos.
  • Anticonceptivos orales : El cardo lechoso podría reducir su eficacia.