Por razones que no son completamente evidentes, las plantas amargas tienen la capacidad de estimular el apetito y la genciana se clasifica entre las primeras posiciones de la escala de amargura. Dos de sus componentes, la genciopicrina y la amarogencina, ¡saben amargos incluso cuando se diluyen en un factor de 50,000! 1

En la herbolaria tradicional europea, se cree que la genciana y otras hierbas amargas fortalecen el sistema digestivo cuando se consumen por un período de