*
Sarpullido por Rosácea  

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

La rosácea es un trastorno cutáneo que causa enrojecimiento crónico del rostro. Ésta puede causar hinchazón, pequeños granos, y la aparición de vasos sanguíneos rotos. Por lo general, la rosácea afecta las mejillas, frente, barbilla, y nariz, pero también podría afectar las orejas, pecho, y espalda. Más de la mitad de personas con rosácea también tienen síntomas oculares leves, incluyendo enrojecimiento, ardor, y lagrimeo.

En algunas personas, especialmente en hombres, se desarrolla una condición llamada rinofima. En esta condición, la nariz se agranda, se vuelve bulbosa, y enrojecida.

Se desconoce la causa de rosácea. Una combinación de factores genéticos y ambientales podría estar relacionada con su desarrollo. Algunos investigadores creen que la rosácea es principalmente un trastorno de los vasos sanguíneos, o sistema vascular, en el cual algo causa que los vasos sanguíneos se inflamen, provocando ruborización y enrojecimiento.

Un diminuto organismo llamado Demodex folliculorum , un ácaro que vive en folículos capilares faciales, tal vez podría estar involucrado. Algunos investigadores creen que estos ácaros obstruyen las aberturas de las glándulas sudoríparas, conllevando a inflamación. También podría haber una relación entre la rosácea y Helicobacter pylori , una bacteria que causa infección del sistema gastrointestinal. El sistema inmune también podría desempeñar una función en el desarrollo de rosácea en algunas personas.

Aproximadamente 13 millones de personas en los Estados Unidos tienen rosácea. Por lo general, ésta ocurre en adultos entre los 30 y 60 años de edad. Aunque no se puede curar la rosácea, se puede tratar y controlar.