*
Ampollas por Herpes Zóster  

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

El herpes zóster es una infección causada por el mismo virus que causa varicela (virus varicella-zóster). Incluso décadas después que usted se haya recuperado de varicela, copias inactivas del virus varicella-zóster viven dentro de sus nervios. Si estos virus se vuelven a activar, entonces usted desarrolla herpes zóster.

El contacto con una persona que tiene herpes zóster podría conllevar a varicela en alguien que nunca ha tenido varicela y que no ha recibido la vacuna contra varicela.

Si usted desarrolla herpes zóster, probablemente primero percibirá un dolor que arde o que hormiguea en una banda o línea a lo largo de un costado de su rostro o torso. Aproximadamente tres días después, usted verá un sarpullido aparecer en la misma área. El sarpullido consiste de abultamientos llenos de líquido que eventualmente se vuelven costra y comienzan a secarse. Por lo general toma aproximadamente cinco semanas para recuperarse de herpes zóster. Algunas personas tardan más tiempo en recuperarse y continúan sintiendo dolor en el área donde el sarpullido estaba previamente. Esta complicación, llamada neuralgia postherpética, se debe a daño nervioso.

Aproximadamente el 20% de las personas que han tenido varicela avanzarán hasta desarrollar herpes zóster. La mayoría de las personas tendrán sólo un brote de herpes zóster. Sin embargo, si usted tiene un sistema inmune debilitado (por ejemplo, debido a SIDA, cáncer, o medicamentos inmunosupresores) podría tener brotes repetidos.