*
Melanoma  

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

El melanoma es un tipo de cáncer de piel de los melanocitos, la células que producen el color de la piel y dan el color oscuro los lunares.

Los lunares son un grupo de melanocitos. Normalmente, los lunares son benignos. Pero a veces, un lunar puede convertirse en un melanoma. Un lunar nuevo puede ser un signo temprano de melanoma. Los tres tipos principales de cáncer de piel son de células basales, de células escamosas y el melanoma. Las células basales y las escamosas son los dos tipos más comunes. Los melanomas representan menos del 5% de todos los casos de cáncer de piel. Sin embargo, son más peligrosos porque las probabilidades de que se diseminen a otras partes del cuerpo son mucho mayores.

Un melanoma ocurre cuando los melanocitos se dividen sin control ni orden. La enfermedad generalmente comienza en la piel, pero también puede aparecer en otras áreas donde se encuentran los melanocitos, como en los ojos, el aparato digestivo, el lecho de las uñas o los ganglios linfáticos.

La radiación ultravioleta del sol es la principal causa del cáncer de piel. La radiación artificial de las lámparas solares y de las camas de bronceado también puede ocasionar cáncer de la piel. La exposición al sol es la causa principal de melanoma, aunque algunos pacientes tienen una predisposición hereditaria a desarrollar estas malignidades.

De acuerdo a la American Cancer Society, 76,690 personas en los Estados Unidos serán diagnosticadas con melanoma en el año 2013.