*
Lesiones Endometriales  

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

La endometriosis es un problema con el revestimiento del útero (matriz). Normalmente, cuando usted tiene su periodo menstrual cada mes, el revestimiento (tejido endometrial) del útero saldrá en el flujo menstrual.

El tejido endometrial se encuentra normalmente sólo en el interior del útero. Sin embargo, endometriosis se refiere a la presencia del tejido endometrial fuera del útero. Los sitios más comunes incluyen: los ovarios; la superficie exterior del útero; las trompas de falopio; ligamentos de la pelvis; y los espacios entre el recto, vejiga, y útero. Con menos frecuencia, se podría afectar el recto, vejiga, intestino, y apéndice. Rara vez, se podrían encontrar depósitos (o implantes) de tejido endometrial en el pulmón, brazo, muslo, y piel alejados del tracto reproductivo.

Este tejido endometrial mal ubicado responde a las hormonas menstruales mensualmente. Éste se inflama, se desprende, y sangra. Mientras que durante el flujo menstrual normal la sangre sale a través de la vagina, no hay salida cuando el tejido está en otros lugares fuera del útero. Cuando la sangre se atrapa dentro del cuerpo, puede irritar al tejido circundante y causar dolor y cicatrización. El dolor se incrementa durante el ciclo menstrual.

En los Estados Unidos, la endometriosis afecta a un estimado del 10% al 20% de mujeres en edad reproductiva. Aunque la endometriosis podría ocurrir a cualquier edad, se observa con más frecuencia entre los 25 y 40 años de edad.

Se desconoce la causa exacta de la endometriosis. Algunas posibles consideraciones incluyen:

  • La sangre menstrual y el tejido endometrial fluyen de regreso a través de las trompas de falopio en lugar de hacerlo hacia adelante a través de la vagina y fuera del cuerpo.
  • El sistema inmune no reconoce que hay un tejido extraño en el cuerpo y permite que el tejido se implante y se desarrolle en lugares inusuales en el cuerpo. Esto causa endometriosis.
  • Los sistemas linfático (glándulas) y/o sanguíneo transportan células endometriales desde el útero hasta otras áreas del cuerpo.
  • Susceptibilidad genética y ambiental.