Cada año, mientras los jugadores de la NBA desafían la gravedad y los jugadores de baloncesto universitario luchan por sobrevivir los torneos de fin de temporada conocidos como March Madness, los atletas aficionados van a las canchas para jugar partidos casuales y jugar en ligas organizadas. Al igual que los jugadores profesionales y universitarios, los atletas aficionados pueden sufrir lesiones, probablemente, en mayor medida. Los jugadores de élite dedican mucho tiempo de sus vidas al entrenamiento específico de baloncesto, pero los jugadores aficionados tienden a pensar en este deporte sólo esporádicamente o en ciertas ocasiones del año.

Los deportes aeróbicos como correr y andar en bicicleta no lo ayudarán a acostumbrarse a toda la exigencia física del baloncesto. El baloncesto implica ráfagas cortas e intermitentes de actividad, quedarse quieto y comenzar a moverse rápidamente, y contacto físico. Así que, si planea jugar baloncesto, tenga en cuenta que hacer la transición a un tipo de deporte diferente significa entrenar a fin de evitar tipos de lesiones distintas.

Distensiones musculares  

Las rápidas ráfagas de cambios de velocidad y dirección inherentes al baloncesto pueden provocar dolores musculares después de un partido. Los atletas son más propensos a sufrir distensiones musculares a principios de la temporada, cuando su nivel de acondicionamiento no es el necesario. Sin embargo, incluso bien entrada la temporada, podría distenderse un músculo cuando está cansado al final del juego.

Los jugadores de baloncesto amateur pueden evitar algunas de los traumatismos musculares que se presentan a principios de la temporada al trabajar con la fuerza y el acondicionamiento antes de la temporada.

Si sufre una distensión muscular dolorosa, coloque hielo en el lugar de la lesión en ese mismo instante y siga aplicando hielo a intervalos durante unos días o hasta que la inflamación se haya estabilizado. También puede tomar antiinflamatorios de venta libre, como ibuprofeno, que son útiles para aliviar el dolor de muchas lesiones menores.

Esguinces de tobillo  

Cuando usted salte por un rebote entre un grupo revuelto de jugadores, enfrente la posibilidad de sufrir un esguince de tobillo Si usted cae sobre el pie de alguien más. Generalmente, se trata de esguinces de tobillo por inversión que se producen en los ligamentos en la parte exterior del tobillo.

Para tratar un esguince de tobillo, recuerde el acrónimo DHCE (descanso, hielo, compresión y elevación). Especialmente colocar hielo ayudará a controlar la inflamación que puede causar dolor durante varios días después de una lesión. Usted podría necesitar consultar a su médico para determinar si el tobillo está torcido o roto.

Torcedura de dedo  

Si se tuerce el dedo, aplíquele hielo y elévelo de inmediato. También puede tomar medicamentos de venta libre, como ibuprofeno. Si cree que se puede haber luxado el dedo, no puede moverlo o el extremo del dedo permanece doblado, consulte con su médico.

Esguince de rodilla  

Un esguince de rodilla común en el baloncesto es el esguince del ligamento lateral interno (LLI). Estas lesiones pueden ser provocadas por plantarse presionando demasiado fuerte la parte exterior de la rodilla o al golpear la parte exterior de la rodilla con la pierna de otro jugador plantado. El fortalecimiento de la pierna antes de la temporada puede ayudar a prevenir muchas lesiones de rodilla.

Trate los esguinces del LLI con hielo (a pesar de que no se suelen inflamar excesivamente). Intente usar una rodillera de compresión y asegúrese de trabajar con su rango de movimiento tan pronto usted pueda. En caso de lesiones de rodilla, se recomienda que lo revise un médico.

Desgarre del Ligamento Cruzado Anterior (LCA)  

Los desgarros del ligamento cruzado anterior (LCA) son bastante frecuentes en el baloncesto. Para prevenir lesiones, practique saltos y caídas con un equilibrio adecuado sobre ambos pies y sobre las zonas metatarsianas de los pies. Si usted piensa que podría tener un desgarro en el LCA, solicite una evaluación médica. Si desea continuar participando en actividades como el baloncesto, es posible que sea necesario reconstruir un LCA desgarrado.