Medios relacionados: Cambiar nuestros hábitos alimentarios

imagen de un artículo sobre las opciones para perder peso La prevalencia de la obesidad aumentó de manera uniforme en las culturas occidentales durante el último siglo, en particular, en las últimas décadas. De hecho, la mayoría de los profesionales de salud están de acuerdo en que estamos en medio de una epidemia de obesidad en los Estados Unidos.

Tener sobrepeso está muy asociado a numerosas condiciones graves de salud, en especial, a los factores de riesgo de cardiopatía y accidente cerebrovascular, incluso presión arterial elevada, colesterol alto, triacilglicéridos altos, niveles bajos de HDL (lipoproteína de alta densidad, el colesterol “bueno”) y diabetes tipo 2. Afortunadamente, incluso reducciones de peso modestas pueden ayudar a mejorar estas condiciones. Además, practicar los cambios de conducta de una dieta más saludable y efectuar ejercicio regular, en realidad, pueden reducir estos factores de riesgo, ya sea que haya o no haya pérdida de peso.

Equilibrio energético: el simple principio de la pérdida de peso  

Los científicos pueden explicar la pérdida de peso con bastante simpleza en términos de la ecuación de equilibrio energético: la energía que entra versus la energía que sale. Para perder peso, usted debe consumir menos calorías de las que gasta, o a la inversa, debe gastar más calorías de las que consume.

Por supuesto, esto es más fácil de decir que de hacer. Pero sin importar qué métodos para perder peso pueda emplear (dieta, ejercicio, medicamentos, suplementos, cirugía, terapia, apoyo grupal) el principio del balance de energía es inevitable. De hecho, los expertos en disciplinas tradicionales y no tradicionales están de acuerdo en que para alcanzar y mantener la pérdida de peso usted debe hacer cambios en su dieta y nivel de actividad para afectar favorablemente el balance de la ecuación de energía.

Usar estrategias para comenzar  

Con frecuencia, el comienzo es la parte más difícil para perder peso. Cualquier cambio que usted haga en sus conductas de alimentación y ejercicio debe volverse habitual, lo cual requiere tiempo. Además, cargar peso extra, sin importar cuánto sea, puede afectar la manera en la que se siente consigo mismo psicológicamente, algunas veces haciendo que sea más difícil tomar los pasos necesarios para comenzar a cambiar.

Las siguientes cinco estrategias son cruciales para perder peso de manera exitosa y pueden ayudar a superar algunas de estas barreras:

  • Establezca objetivos realistas y controle su avance hacia el logro de estos objetivos
  • Modifique lentamente sus conductas de alimentación y ejercicio, así como los hábitos que influyen en ambos
  • Examine y reestructure pensamientos o expectativas poco realistas y negativos
  • Disminuya el estrés
  • Desarrolle una red de apoyo social y de información.

En busca de ayudas para la pérdida de peso  

Existe una gran cantidad de interés en si los medicamentos por prescripción o los suplementos pueden facilitar la pérdida de peso. Algunos medicamentos suprimen el apetito al interferir con los químicos cerebrales que afectan el ánimo y el apetito. Otros disminuyen la absorción de grasas por el intestino. A continuación, verá ejemplos de medicamentos que se pueden recomendar para la pérdida de peso:

  • Dietilpropión
  • Lorcaserina
  • Orlistat
  • Fendimetrazina
  • Fentermina: se puede tomar solo o en combinación con otro medicamento

Algunos estudios han avalado el uso de estos medicamentos cuando se combinan con cambios en el estilo de vida. Por ejemplo: como parte de una revisión de fármacos para la pérdida de peso, los investigadores analizaron quince ensayos que incluían a más de diez mil personas que tomaban orlistat o placebo. En comparación con el grupo del placebo, los que tomaban orlistat tuvieron una probabilidad mayor de lograr un 5% o 10% de pérdida de peso. Sin embargo, estos tipos de medicamentos generalmente se prescriben solo para personas muy obesas para quienes no han funcionado otros métodos para perder peso. Por consiguiente, estos medicamentos tienen efectos secundarios o posibles eventos adversos y solo deberían usarse con un control cuidadoso por parte de un médico.

Lo mismo sucede con los suplementos alimenticios. Los suplementos no se someten al mismo proceso riguroso de aprobación que los medicamentos. Dicho esto, ciertos suplementos pueden brindar beneficios para la pérdida de peso, ya que pueden contener mecanismos de acción similares a los de los medicamentos. De manera similar, también podrían estar presentes algunos de los mismos riesgos y efectos secundarios, lo que explica por qué usted debe consultar a su médico antes de tomar productos de venta libre para la pérdida de peso.

Además, debe asegurarse de saber lo que contienen los medicamentos y suplementos dietéticos. Algunos medicamentos y suplementos que se usaban en el pasado han sido retirados del mercado, ya que se descubrió que los peligros de ingerirlos eran mayores que los beneficios. Cuando considere tomar un suplemento dietético, conozca exactamente qué hay en el producto y comparta esta información con su médico.

La pregunta es: ¿cuándo debe considerar tomar estos productos que ayudan a la pérdida de peso? Si bien depende de su estado general de salud y sus antecedentes médicos, el mejor enfoque puede ser un tratamiento conservador. Por ejemplo: adoptar cambios en el estilo de vida durante seis a doce meses antes de probar un medicamento o suplemento. El médico puede asesorarlo sobre las opciones para la pérdida de peso que debería probar en primer lugar.

Definir objetivos realistas  

Está claro que no es simple perder peso. El cambio en la dieta y el aumento de la actividad física son los pilares del éxito en la pérdida de peso. Dependiendo de su estado de salud, los medicamentos y los suplementos pueden ser una opción para usted. Mientras piensa en un plan para la pérdida de peso, considere estas sugerencias:

  • Recuerde que incluso los cambios modestos pueden hacer una gran diferencia.
  • Reciba tratamiento con un terapeuta. El terapeuta lo puede ayudar a explorar con mayor profundidad los problemas individuales y culturales que pueda tener acerca de los alimentos, la alimentación y la imagen corporal. Use esta información para lograr un mayor grado de autocomprensión, aceptación y compasión.
  • Si está interesado en probar medicamentos o suplementos, tenga ideas realistas acerca de lo que pueden hacer por usted. No existe nada que reemplace los cambios a largo plazo en el estilo de vida.

Considere consultar a un nutricionista, que puede ayudarlo a planificar su alimentación. Recuerde consultar con su médico antes de comenzar un programa de ejercicio físico.