Robert es un corredor de bolsa de 69 años de edad. Aunque al principio el creyó que algo andaba mal en el jardín de niños, no fue diagnosticado con trastorno obsesivo-compulsivo sino hasta 1969. El no ha permitido que los pensamientos obsesivos controlen su vida. El ha servido en la milicia, se ha casado, ha criado dos hijas y ha disfrutado de una exitosa carrera. Aquí, el comparte sus frustraciones y triunfos por encima de la enfermedad.

¿Cuál fue la primera señal de que algo andaba mal? ¿Cuáles fueron sus síntomas?

Desde 1937, comencé a notar una necesidad de repetir las cosas. Me mantenía diciendo una y otra vez, "ahora tengo cinco, ahora tengo cinco." Y aproximadamente a los 8 ó 10 años de edad, comenc