Jackie es una mujer de 51 años de edad que trabaja en diseño de paisajes y reparaciones caseras. Recientemente se separó de su esposo de 32 años y dos hijas adultas jóvenes que viven al otro lado del país.

¿Cuál fue el primer signo de que algo estaba mal? ¿Qué síntomas experimentó y cómo los enfrentó en ese momento?

Mi primer síntoma fueron sudores nocturnos a la edad de 47 años. Pensé que el problema podría ser el inicio de la menopausia , así que leí un libro, The Wisdom of Menopause: Creating Physical and Emotional Health and Healing During the Change , por Christine Northrup. Del libro aprendí la importancia de la dieta durante la menopausia y empecé a ir con un nutriólogo. El nutriólogo me ayudó a descubrir que tenía sensibilidades alimenticias e hice unos cambios como cambiar de la leche y el queso regulares a la leche de soya y el queso de soya. Siempre había tenido un estómago sensible, así que esto ayudó a mi salud general. No obstante, todavía tenía los sudores nocturnos y en el siguiente par de años empecé a tener otros síntomas de la menopausia.

¿Cuándo tuvo un diagnóstico?

Cuando tenía 49 años fui al ginecólogo debido a sequedad vaginal. Ahí fue cuando tuve un diagnóstico oficial de que estaba atravesando la menopausia. El diagnóstico vino de una prueba sanguínea. Al inicio el doctor quería ponerme hormonas, pero me negué debido al historial de cáncer de mama en mi familia. La única sugerencia diferente del doctor fue hacer algunos cambios de dieta, que ya estaba haciendo.

¿Qué pasó después de tener el diagnóstico? ¿Cómo trató de controlar los síntomas?

A los 50 años de edad mis períodos empezaron a ser irregulares y a variar mucho desde ligeros hasta abundantes. También empecé a tener sudores en el día. No podía dormir bien y a veces sólo podía obtener tres o cuatro horas de sueño en una noche. Esto me cansó y me irritó.

Después de casi seis meses de estos problemas, fui a un almacén de comida saludable y pedí ayuda para encontrar algo que pudiera disminuirlos. Probé un par de fórmulas difer