*
Fractura de Dedo  
Imagen informativa de Nucleus

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Definición  

Una fractura de dedo es una fractura de cualquiera de los huesos de un dedo. Cada dedo tiene tres huesos llamados falanges. El pulgar tiene sólo dos falanges.

*

Causas  

Una fractura de dedo es provocada por un trauma en el dedo. El traumatismo incluye:

  • Caídas
  • Golpes
  • Choques
  • Torceduras graves
*

Factores de riesgo  

Un factor de riesgo es aquello que aumenta la posibilidad de sufrir una enfermedad, afección o lesión.

Los factores de riesgo generales para las fracturas son:

  • Edad avanzada
  • Posmenopausia
  • Osteoporosis
  • Nutrición deficiente
  • Ciertas afecciones óseas congénitas
  • Participación en deportes de contacto
  • Violencia
*

Síntomas  

Los síntomas incluyen:

  • Dolor, en ocasiones intenso
  • Inflamación y sensibilidad
  • Incapacidad para mover los dedos bien sin dolor, o dificultad para mover los dedos.
  • Una posible deformidad en el lugar fracturado
*

Diagnóstico  

El doctor le interrogará sobre sus síntomas, actividad física y cómo sucedió la lesión, y examinará el dedo lastimado. El doctor puede ordenarle radiografías del dedo para determinar cuáles huesos están rotos y el tipo de fractura.

*

Tratamiento  

El tratamiento depende de la gravedad de la lesión. El tratamiento incluye:

  • Poner las piezas del hueso en su lugar, lo que en algunos casos requerirá anestesia y/o cirugía
  • Mantener las partes unidas mientras se recupera el hueso

El doctor pondrá los huesos en su lugar. Esto se puede lograr generalmente sin cirugía. Sin embargo, si su fractura es muy grave, necesitará alfileres, tornillos o pequeñas placas para sostener los huesos en su lugar. Cada una de estas técnicas requiere cirugía con anestesia local, aunque la colocación de alfileres es una intervención quirúrgica menor.

Le pondrán el dedo en una tablilla o lo enyesarán para inmovilizarlo y protegerlo. Tendrá que usar la tablilla o el yeso por el tiempo que el médico indique (generalmente, entre tres y seis semanas). Su doctor le ordenará radiografías durante el proceso de curación para asegurarse de que los huesos no hayan cambiado de posición.

Ejercicios  

Cuando el médico decida que usted está listo, comience a hacer ejercicios para favorecer la amplitud de movimiento y fortalecer los huesos. Esta rehabilitación es tan importante como la cirugía que se llevó a cabo. En algunos casos, es posible que lo deriven a un fisioterapeuta que lo ayude a real