*
Médula ósea de un adulto  
imagen informativa de Nucleus

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Definición  

El mieloma múltiple es un tipo poco frecuente de cáncer de la médula ósea. Resulta de un crecimiento anormal en el plasma celular de la médula ósea. Normalmente, el plasma celular produce anticuerpos. A medida que estos plasmas celulares anormales o malignos se multiplican, producen enormes cantidades de anticuerpos anormales. Estos se acumulan en la sangre y en la orina. Cuando el tumor de plasma celular crece, destruye los huesos cercanos. Esto conlleva a un dolor óseo, daños renales y al debilitamiento del sistema inmune.

El cáncer ocurre cuando las células en el cuerpo (las células plásmáticas en este caso) se dividen sin ningún control u orden. Normalmente, las células se dividen de manera ordenada. Si las células siguen dividiéndose sin control cuando no se requieren células nuevas, se forma una masa de tejido llamada tumor. El término cáncer hace referencia a tumores malignos, los cuales pueden invadir los tejidos cercanos y diseminarse a otras partes del cuerpo. Un tumor benigno no es invasivo ni se propaga.

*

Causas  

Las causas del mieloma múltiple son desconocidas

*

Factores de riesgo  

Un factor de riesgo es aquello que incrementa su probabilidad de contraer una enfermedad o condición.

Los factores de riesgo para el caso del mieloma múltiple incluyen:

  • Edad: 50 años o mayor
  • Raza: afroamericana
*

Síntomas  

Los síntomas en la etapa inicial del mieloma múltiple incluyen:

  • Dolor persistente en los huesos, con frecuencia severo. Este aparece más comúnmente en la espalda, aunque también puede presentarse en las costillas o en los miembros.
  • Fatiga

A medida que la enfermedad progresa, los síntomas pueden incluir:

  • Fatiga
  • Debilidad
  • Huesos rotos
  • Infecciones constantes
  • Náuseas y vómitos
  • Estreñimiento
  • Dificultad para orinar
  • Hemorragia anormal
  • Dolor de cabeza
  • Problemas visuales
  • Confusión
*

Diagnóstico  

El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos, y le realizará un examen físico. El diagnóstico se basa en:

  • Radiografía : para comprobar si hay lesión ósea
  • Análisis de sangre y de orina para revisar los niveles de proteínas de los anticuerpos
  • Biopsia o aspiración de médula ósea: extracción de una muestra de tejido de la médula ósea para buscar células de mieloma

Además, se realizarán otros análisis de sangre y de orina para valorar varias condiciones asociadas con el mieloma múltiple, tales como:

  • Anemia
  • Niveles bajos de otras células en la sangre (células blancas y plaquetas)
  • Niveles elevados de calcio (sangre y orina)
  • Evidencias de daño renal y destrucción de huesos
*

Tratamiento  

Una vez que se ha detectado el cáncer, se realizan otros exámenes para detectar si el cáncer se ha expandido, y si es así, en qué grado. Aunque en ocasiones el tratamiento puede reducir el progreso del mieloma múltiple, su eliminación total es rara. El tratamiento también es importante para controlar los síntomas. Este depende de los síntomas y del estadio en el que se encuentre el cáncer. Las opciones de tratamiento incluyen:

Quimioterapia  

La quimioterapia es el uso de medicamentos para matar las células cancerosas. La quimioterapia puede administrarse de muchas formas, incluso píldoras, inyecciones y mediante una sonda. Los medicamentos ingresan en el torrente sanguíneo y se desplazan por el organismo mientras destruyen la mayoría de las células cancerosas, pero también pueden destruir algunas células sanas.

Algunos ejemplos de fármacos para quimioterapia que se utilizan para tratar el mieloma múltiple son:

  • Melfalán (Alkeran)
  • Vincristina (Oncovin)
  • Ciclofosfamida (Cytoxan)
  • Carmustina (BiCNU)
  • Doxorrubicina (Doxil)

Estos fármacos se usan combinados y también se pueden administrar con otro tipo de medicamentos, como agentes inmunomoduladores.

Agentes inmunomoduladores  

Los agentes inmunomoduladores funcionan alterando la forma en que viven las células del mieloma, lo que les dificulta sobrevivir, reproducirse y producir las proteínas que causan los síntomas. Ejemplos de estos agentes son la talidomida y la lenalidomida . Estos medicamentos suelen combinarse con el corticoesteroide dexametasona (Decadron).

Corticoesteroides  

Los corticoesteroides, como la prednisona y la dexametasona, se pueden combinar con otros medicamentos o administrarse solos. Los corticoesteroides también pueden ayudar a tratar los síntomas de la quimioterapia, como náuseas y vómitos.

Inhibidor proteasómico  

Para el tratamiento del mieloma múltiple, también existe un inhibidor proteasómico denominado bortezomib (Velcade). Los proteasomas son un tipo de complejo proteico que degrada las proteínas. El bortezomib inhibe los proteasomas, lo que hace que haya más proteínas en las células. Debido a estas proteínas adicionales, las células prácticamente dejan de crecer.

Bisfosfonatos  

Los bisfosfonatos, como los pamidronatos (Aredia) y el ácido zoledrónico (Zometa), se suministran para reducir el ritmo de la pérdida ósea.

Terapias Biológicas  

Las terapias biológicas reparan, estimulan o aumentan la respuesta del organismo ante el cáncer al afectar al sistema inmune. El interferón es un agente biológico utilizado para tratar el mieloma múltiple. El interferón se puede usar con quimioterapia para ayudar a prolongar la remisión, al desacelerar la velocidad a la que crecen las células de mieloma.

Radioterapia  

La radioterapia consiste en el uso de radiación para destruir células cancerosas y reducir tumores. Se puede realizar un tratamiento con radiación con haz externo para aliviar el dolor en los huesos, pero en sí no se lo considero curativo.