*
Prolapso de la Válvula Mitral  
Imagen informativa de Nucleus

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Definición  

El prolapso de la válvula mitral (PVM) es una enfermedad usualmente benigna del corazón. La válvula mitral controla el fluido de la sangre entre las cámaras superior (aurícula) e inferior (ventrículo) del lado izquierdo del corazón. Normalmente, la sangre debe fluir sólo en una dirección, de la cámara superior a la inferior. Cuando se padece PVM, la válvula no funciona correctamente. Parte de la válvula se inflama y entra en el atrio, lo que puede hacer que la sangre fluya en la dirección incorrecta o vuelva a ingresar en el atrio.

*

Causas  

En la mayoría de los casos, la causa de PVM es desconocida. En algunos otros, parecer ser que es una afección hereditaria. En pocas ocasiones el PVM puede ser causado por:

*

Factores de riesgo  

Un factor de riesgo es aquello que incrementa su probabilidad de contraer una enfermedad o condición.

  • Historia familiar de prolapso de la válvula mitral
  • Sexo: femenino
  • Edad: entre 14 y 30 años
  • Escoliosis
  • Diámetro delgado de pecho
  • Peso corporal bajo
  • Baja presión arterial
  • Deformidades en la pared del pecho
  • Síndrome de Marfan
  • Enfermeda de Grave
*

Síntomas  

Con frecuencia, las personas que sufren de prolapso de la válvula mitral no presentan ningún síntoma. Sin embargo, cuando éstos ocurren pueden incluir uno o más de los siguientes:

  • Latidos irregulares
  • Fatiga
  • Dolor en el pecho
  • Ataques de pánico o ansiedad
  • Latidos acelerados (palpitaciones)
  • Sensación de pérdida del pulso
  • Falta de aire
  • Mareos
  • Problemas intestinales (como síndrome de colon irritable )
*

Diagnóstico  

El prolapso de la válvula mitral puede ser detectado con la ayuda de un estetoscopio. Se escuchará como un murmullo ocasionado por una pequeña fuga sanguínea. Cuando la válvula mitral se infla de manera invertida, puede producir un sonido a manera de click. Tanto este sonido como el murmullo son señas que revelan un PVM. Un ecocardiograma puede confirmar el diagnóstico. También le pueden pedir que utilice un monitor Holter durante uno o dos días para registrar de forma continua la actividad eléctrica de su corazón (ECG).

*

Tratamiento  

En la mayoría de los casos, no se requiere de ningún tratamiento. Hable con su médico sobre la posibilidad de tomar algún antibiótico antes de realizarse u