*
La Articulación Temporomandibular  
factsheet image

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Definición  

El trastorno temporomandibular (TTM) es una afección dolorosa que afecta la articulación que abre y cierra la boca. Las articulaciones temporomandibulares son las pequeñas articulaciones que están a la altura de las orejas y unen la quijada inferior (mandíbula) con el cráneo. La enfermedad puede afectar la articulación de la mandíbula o a los músculos que la rodean.

*

Causas  

Muchas veces la causa exacta del síndrome de TTM no es clara. Las causas posibles incluyen:

  • Tensión excesiva en los músculos mandibulares
  • Alineamiento defectuoso entre los dientes inferiores y superiores y la mandíbula
  • Movimiento desequilibrado de la articulación mandibular
  • Posición o desplazamiento anormal de la articulación mandibular o del disco de cartílago dentro de la articulación
  • Artritis o un proceso inflamatorio similar en la articulación
  • Movimiento excesivo o limitado de la articulación
  • Lesión en la mandíbula o cara
*

Factores de riesgo  

Los factores que incrementan la probabilidad de padecer TTM son:

  • Sexo: femenino
  • Edad: entre 30 y 50 años
  • Apretón o rechinido de dientes
  • Dentadura o coronas que no se sujetan adecuadamente
  • Fibromialgia
  • Estrés
  • Artritis
*

Síntomas  

Los síntomas incluyen:

  • Dolor en la articulación temporomandibular, la mandíbula o la cara
  • Dolor que puede empeorar al masticar, bostezar o abrir la boca
  • Sonidos chillantes, rechinantes o fuertes con el movimiento de la mandíbula
  • Una sensación de cierre o enganche breve de la mandíbula mientras intenta abrirla o cerrarla o al masticar
  • Dificultad al abrir completamente la boca
  • Una mordida que se siente mal alineada, incómoda o como si estuviera cambiando frecuentemente
  • Hinchazón en la parte afectada de la cara o boca
  • Espasmo muscular doloroso en la región de la articulación temporomandibular
  • Dolor de cabeza
  • Dolor de oído
  • Dolor de cuello, hombros o espalda
*

Diagnóstico  

El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos. Se le realizará un examen físico. El examen físico puede incluir:

  • Diferentes pruebas de movimiento
  • Detección de sonidos, como clics o chasquidos, producidos por las articulaciones temporomandibulares
  • Inspección visual de la dentadura, las articulaciones temporomandibulares y los músculos de la cara y la cabeza
  • Palpación de las articulaciones y los músculos de la cara y la cabeza

Otras pruebas pueden incluir:

  • Radiografías : radiografías comunes o radiografías dentales panorámicas de la mandíbula y sus articulaciones
  • Artrografía: se registran en radiografías los movimientos de la mandíbula después de inyectar un líquido de contraste en la articulación
  • Imagen de resonancia magnética : un examen que usa ondas magnéticas para tomar imágenes detalladas de la articulación
*

Tratamiento  

El tratamiento puede incluir:

Control del estilo de vida  

  • Reposo de la mandíbula con una dieta blanda
  • Restricción del movimiento con mordidas más pequeñas
  • Aplicación de calor para aliviar el dolor
  • La terapia cognitiva conductual puede ayudar a aprender cómo evitar apretar o rechinar los dientes

Medicamentos  

Los medicamentos más comúnmente usados son:

  • Paracetamol
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroidales
  • Miorrelajantes
  • Antidepresivos en dosis bajas

Se puede inyectar medicación en la mandíbula, por ejemplo:

  • Analgésicos (p. ej., cortisona o lidocaína)
  • Toxina botulínica (Botox): puede proporcionar alivio temporal si el dolor o los chasquidos son los síntomas principales

Fisioterapia  

Para ayudar a reducir el dolor y permitir la relajación de los músculos:

  • Ejercicios de estiramiento o masajes suaves
  • Estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (ENET)

Reducción del estrés  

  • Para algunas personas puede resultar beneficioso aprender técnicas de relajación y manejo del estrés, por ejemplo:

Procedimientos dentales  

Se puede confeccionar una férula o un protector bucal para relajar los músculos de la mandíbula, lo que evita apretar o rechinar los dientes. Este protector se suele usar por las noches. A veces es necesario que un dentista u ortodoncista corrija la anomalía de la mordida.

Procedimientos quirúrgicos  

La cirugía es el último recurso. La efectividad de varios de los procedimientos disponibles no ha sido estudiada a fondo.

*

Prevención  

No existen pautas para prevenir el TTM. Si tiene TTM, estos consejos pueden ayudarle a prevenir los síntomas:

  • Pregunte a su dentista si necesita una protección dental para no rechinar los dientes por la noche.
  • Trate de limitar los movimientos mandibulares y aprenda a relajar la mandíbula. Limite los bostezos poniendo el puño bajo su barbilla.
  • Evite realizar movimientos amplios de la mandíbula.
  • No mastique chicles.
  • Aprenda técnicas de relajación. Desarrolle formas efectivas de lidiar con el estrés.